Alquilar una vivienda para una temporada: misión casi imposible en Barcelona

Alquilar una vivienda para una temporada: misión casi imposible en Barcelona

A pesar de no ser España uno de los países con mayor tradición de arrendamiento de vivienda, la demanda de viviendas de alquiler está al alza. Este aumento afecta a los tres tipos de alquiler recogidos en la LAU (Ley de Arrendamientos Urbanos): los de vivienda habitual, los empleados para usos distintos del de vivienda y los turísticos.

En el caso de los arrendamientos para uso distinto del de vivienda (llamados temporales, precisamente porque atienden a una necesidad temporal), así como los arrendamientos turísticos, en los últimos años ha habido un creciente aumento de los fraudes sobre todo en la época estival, y las zonas que más lo acusan son la Comunidad Valenciana y la Costa Brava.

La principal recomendación sería la de contar con una empresa profesional del sector que lleve a cabo los trámites y gestiones necesarios. Serviguest, especializados en alquiler y gestión de viviendas de uso vacacional, por temporadas o larga duración, es la opción idónea para interesados que deciden instalarse en Barcelona ya sea en temporada estival o por temporadas concretas, no sólo por ahorro de tiempo y burocracia sino para evitar un posible fraude o insatisfacción final del arrendatario.

Sin embargo, si se decide alquilar de forma independiente el inquilino se expone a un mayor riesgo de engaño: Las estafa más frecuente y grave que sufre es directamente que el inmueble concreto no exista, especialmente en casos de alquileres muy breves (como una quincena o un mes), y engaños relativos al equipamiento de la vivienda, las condiciones de la misma o incluso cambios en el precio a última hora y conceptos de los cuales el arrendatario no era conocedor previamente.

Prácticas que por desgracia son bastante frecuentes, y que pueden evitarse tomando una serie de medidas, como no realizar el pago adelantado al 100% y en efectivo, o fuera de cualquier plataforma de alquiler que pueda justificar el pago y tomar medidas ante un fraude, no escoger viviendas con un precio “chollo”: muy por debajo del mercado, o cuya descripción incluya datos sospechosos de ubicación o marquen condiciones de pago que resulten inusuales.

Por parte del arrendador, también existe el peligro. Quizás menos frecuente pero muy preocupante: el phishing. La forma de proceder de los estafadores es la siguiente: Se envían una serie de emails falsos a los dueños de las viviendas para conseguir los datos de acceso del portal donde se publicita la misma, y lograr así contactar con potenciales arrendatarios y obtener pagos de su parte. En estas prácticas además se infringen otras leyes y se viola la privacidad de los usuarios.

Entran en juego demasiados factores como para tomar riesgos innecesarios, por lo que no dude en contratar una agencia de confianza avalada por la satisfacción de sus clientes donde le asesoren. Para más información visite www.serviguest.com.

Share This Post

Post Comment